13/4/2014

Adiós a la nieve, hola al polen


Adiós a la nieve, hola al polen

Un médico comparte consejos para afrontar las alergias de primavera

healthfinder.gov

Aunque en muchas partes de EE. UU. parece que aún sea invierno, ya llegó el momento de prepararse para las alergias primaverales, advierte un experto.

"Incluso aunque aún haya nieve en el suelo, los árboles han comenzado a florecer y son los primeros en producir polen, creando importantes problemas para los alérgicos", apuntó el Dr. David Rosenstreich, director de la división de alergias e inmunología del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

"Los síntomas que las personas experimentan con frecuencia se parecen a los de un resfriado común, pero si sucede cada año en esta época, probablemente sea una alergia", apuntó en un comunicado de prensa del centro.

Tomar medicamentos sin receta ahora puede resultar beneficioso, apuntó Rosenstreich.

"Al tomar medicamentos pronto, puede prevenir los síntomas antes de que comiencen", planteó. "Si comienza después de que los síntomas se hayan presentado del todo, es mucho más difícil detener una reacción alérgica que evitar que comience".

Hay varias formas más de aliviar los síntomas, como mantener las ventanas de casa y del coche cerradas para que el polen no entre y encender el aire acondicionado pronto para filtrar el aire exterior que entra a casa.

Otros consejos incluyen: limitar las actividades al aire libre los días que hayan conteos altos de polen; lavarse el pelo tras salir al aire libre; no rastrillar las hojas ni cortar el césped, actividades que aumentan la exposición al polen y al moho; y no secar la ropa ni las sábanas al aire libre.

"No hay motivo para que las personas con alergias sufran", aseguró Rosenstreich. "Siempre y cuando tome las precauciones adecuadas, podrá disfrutar el aire libre y aprovechar el tiempo cálido al máximo".

Unos 50 millones de estadounidenses tienen alergias al polen, conocidas comúnmente como fiebre del heno. Los síntomas incluyen estornudar, congestión o escurrimiento nasal, picazón en la nariz, la garganta y los ojos, lagrimeo y ojeras.

25/3/2014

Una nueva manera de combatir las alergias

 
Una nueva manera de combatir las alergias

Se trata de la Imanpuntura. Es una terapia en la que se colocan pequeños biomagnetos sobre puntos de acupuntura. Estos puntos se eligen de acuerdo a cada persona y tipo de alergia.


sitioandino.com

Las alergias son la consecuencia de una alteración del sistema inmunitario y pueden ser causadas por el polen, el polvo, la humedad, el humo y algunas sustancias que están en alimentos o en productos químicos.

Generalmente se desencadenan en la piel, las mucosas, los ojos y el intestino, que entran en contacto con el alérgeno.

"También hay ciertos factores emocionales que pueden influir en las personas que padecen alergias, como la desconfianza o la inseguridad. Por ejemplo, en los asmáticos, el temor a la pérdida del afecto y el miedo a vivir en plenitud, pueden incidir sobre las crisis que aparecen en distintas etapas de su vida", explicó Graciela Pérez Martínez, experta en biomagnetismo y fundadora del Círculo Azul Camet.

La Imanpuntura es una terapia en la que se colocan pequeños biomagnetos sobre puntos de acupuntura. Estos puntos se eligen de acuerdo a cada persona y tipo de alergia.

La Imanterapia actúa sobre una zona en particular para resolver síntomas agudos, ubicando imanes en las partes del cuerpo que generan mayores molestias.

Ambos sistemas se pueden combinar para erradicar las causas y son compatibles con otros métodos que el paciente haya elegido para su tratamiento.

20/2/2014

¡Controla tu medio ambiente! 20-02-2014


¡Controla tu medio ambiente!

Achis. Achis.¿no será esa ruma de papeles o tu viejo oso de peluche el responsable de esos estornudos sin fin? El control del medio ambiente es vital para las personas alérgicas.

Las afecciones alérgicas y el asma encuentran su pico más alto durante los meses más fríos debido a la alta humedad que soporta Lima. Otros factores disparadores del problema son la contaminación y la acumulación de polvo. Por la ausencia de lluvias, la falta de vegetación y la cercanía con zonas desérticas, la cantidad de polvo que se acumula en las casas es muy grande y por lo tanto el riesgo de que se desencadene la alergia, mayor.

Medidas preventivas

Como explica el Dr. Ronny Palomino, Médico - Alergista del Centro Diagnóstico de Alergia y Asma, no es fácil controlar una alergia respiratoria, sin embargo algunas medidas que apuntan a mejorar el medio ambiente donde pasamos gran parte del día - nuestra casa - pueden ayudarnos a aliviar el problema. Aquí unas valiosas sugerencias para que usted conozca cómo controlar mejor su medio ambiente:

1) Mientras menos cosas tenga en su habitación mejor; ello facilitará la limpieza y evitará la acumulación de polvo.

2) Deseche peluches, papeles y libros viejos que no usa, y evite el uso de alfombras y cortinas.

3) Trate de dormir solo, y en la habitación más seca de su casa.

4) Las paredes deben estar cubiertas por pintura lavable, no por papel tapiz.

5) Trate de que su almohada y colchón sean de goma-espuma; mientras que las sábanas, mantas, pijamas y fundas de colchón y almohada de fibras sintéticas lavables.

6) Lave las frazadas y colchas con regularidad, y las sábanas una vez a la semana con agua muy caliente.

7) Sacuda fuertemente el colchón y las almohadas a diario.

8) Evite las mascotas dentro de la casa. (el pelo y la caspa de las mascotas provocan alergia).

9) Realice la limpieza del dormitorio por las mañanas y con puertas y ventanas abiertas para eliminar adecuadamente el polvo.

10) Seguir estas recomendaciones pueden ayudar a que la persona alérgica se desplace con mayor libertad en cualquier ambiente, sin tener que preocuparse de no realizar ciertas actividades por temor a enfermarse. Recuerde que con ciertas precauciones se puede desarrollar una vida normal y saludable.


5/2/2014

Conoce los hábitos que estimulan la aparición de las alergias 05-02-2014


Conoce los hábitos que estimulan la aparición de las alergias 05-02-2014

Por: Rafael Robledo

La primavera es la época del año en la que se incrementan estos trastornos; disminuir los niveles de estrés y evitar el consumo de alcohol ayuda a reducir los síntomas

Las alergias estacionales se presentan de manera regular de acuerdo a la época del año. Es decir, cada clima posee agentes alérgicos propios del mismo. El incremento de los síntomas se debe, principalmente, al cambio de temperatura. Por ejemplo, el paso de invierno a primavera o de verano a otoño, menciona el sitio latinsalud.com.

La llegada de la primavera trae consigo la aparición de alergias en personas sensibles, menciona el portal hnt.cl. En México, el 65 por ciento del total de las alergias existentes son de carácter estacional, por lo que evitando los lugares o cosas que disparan los síntomas, su presencia puede disminuir en la población.

El sitio Prevention.com publicó una serie de factores que favorecen la aparición de estos trastornos. Conocerlos, te ayudará a evitarlos o disminuir la frecuencia de su manifestación.

Estrés en el trabajo. Un estudio de la Universidad de Ohio State demostró que las personas con niveles de ansiedad altos, son más propenso a verse afectados por factores alergénicos. Si a ello se le aumenta la falta de sueño, el resultado es que los síntomas aparecerán con más fuerza.

Consumo de alcohol. El consumo de este tipo de bebidas aumenta en un tres por ciento la presencia de rinitis alérgica. El motivo es que el alcohol fomenta la aparición de histaminas, un químico que produce síntomas como nariz tapada y ojos irritados.

Medicarse tarde. El Colegio Americano para las Alergias, el Asma y la Inmunología recomiendan que, dos semanas antes de que comience la estación, se ingieran los medicamentos, previamente recetados, que detienen la aparición de los síntomas.

Lavar la ropa a baja temperatura. Un estudio, en Corea del Sur, demostró que las lavadoras que trabajaban a una temperatura menor de 60 grados no eliminan el total del polvo guardado en la ropa de cama y en las sábanas.

Plantas en la casa.
Tener en espacios cerrados plantas como orquídeas, ficus y hiedras, puede afectar a más del 75 por ciento de los pacientes que padecen alergias estacionales, demostró una investigación realizada en Bélgica.

Olvidar el medicamento por la noche. En caso de que se siga un tratamiento en contra de las alergias, se recomienda que no se olvide de tomarlo en las noches ya que sus efectos duran hasta la mañana siguiente, momento del día en que las alergias se presentan con más frecuencia.

Nadar en espacios cerrados. El cloro utilizado para limpiar las albercas suele ser un agente que irrita la piel y los ojos, incluso, hacerlo en lugares cerrados es más peligroso ya que el aire no puede correr y la concentraciones de este elemento permanecen más tiempo en la piel.

Amigos fumadores. Una investigación japonesa demostró que el 80 por ciento de las personas que padecen alergias estacionales tenían en común familias que en el pasado fueron fumadores pasivos.

Bañarse sólo por las mañanas. Los pacientes que manifiestan alergias estacionales obtienen beneficios si se bañan cuando regresan a casa después de haber estado en la calle. Esto ocurre porque, de acuerdo a la Clínica de Asma y Alergías de Atlanta, el resto de polvo y polen se quita del cuerpo.

de10.com.mx

22/1/2014

Alergia a los alimentos 22-01-2014

 
Alergia a los alimentos


Cuando se habla de alergias, es común pensar en aquellas provocadas por el ambiente, las fragancias o el humo del cigarrillo. Y también, en síntomas típicos como gotereo nasal y picor en la nariz.

Sin embargo, los alimentos también pueden ser un agente desencadenante de alergias a nivel sistémico. Aunque no se habla con frecuencia de ello, conviene conocer cómo identificar sus indicios y las medidas a tener en cuenta para manejarlas apropiadamente.

El médico alergista Fernando López Malpica, catedrático de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas, menciona que tanto la herencia como la continua exposición a un alimento pueden tener influencia en el desarrollo de este tipo de alergias. “La mayor parte de las enfermedades tiene un factor hereditario”, menciona. No obstante, “muchos insisten en que la dieta de la madre embarazada y lactante” son aspectos que pueden influir en la aparición de esta condición.

Por otro lado, el doctor revela el rol de la lactancia en ayudar al bebé en la prevención de ciertas alergias alimentarias. “A través de la leche materna se adquieren muchos mecanismos inmunológicos”, y esto puede incluir ciertos antígenos.

Además del factor hereditario y la continua exposición, existen otros factores que pueden llevar a padecer de alergia sistémica. Condiciones de salud que debiliten el sistema inmune -como el cáncer y sus terapias- , además de la diabetes y enfermedades autoinmunes (como la artritis) son un ejemplo de ello. A nivel externo, el estrés es potencialmente nocivo.

López Malpica aclara que se puede desarrollar alergia a un alimento a cualquier edad. Del mismo modo, cualquier alimento puede provocarla.

Más que un malestar
Entre los síntomas típicos de estos pacientes se incluyen picor en los labios, la lengua y “la queja de que ciertos alimentos no le caen bien”. En ocasiones, pueden experimentar deseos de vomitar. “Pero ignoran los síntomas, a pesar de que puede ser indicativo de que es alergia a alimento”, analiza el médico. Incluso, hay quienes lo confunden con un malestar digestivo.

En los casos severos, el paciente puede sufrir de un choque anafiláctico. Se trata de una reacción inmunológica potencialmente mortal, ya sea por colapso vascular y broncoespasmo (tranque de los bronquios y espasmo de las vías respiratorias superiores, como la lengua y garganta).

Por lo general, los síntomas pueden manifestarse en sólo minutos, así como demorar una o dos horas, según expone el doctor, quien sugiere que los restaurantes deberían tener antihistamínicos en su botiquín de primeros auxilios, para este tipo de emergencia.

Ante la sospecha de padecerlo, el doctor aconseja consultar con un alergista para las pruebas correspondientes. También, sugiere llevar un diario con la anotación de síntomas, y los alimentos ingeridos previo a su aparición para tener una idea de los que pueden originar el malestar.

Sobre la intolerancia

El doctor aclara que la alergia alimentaria no debe confundirse con la intolerancia a ciertos alimentos, como ocurre con la lactosa. En este caso específico, es una afección de la mucosa intestinal debido a que el organismo produce poca o ninguna cantidad de la enzima lactasa, lo que, a su vez, impide al organismo asimilar la lactosa. También, “hay componentes como los sulfitos (que se añaden para preservar ciertos alimentos), y el glutamato monosódico o msg (por sus siglas en inglés, y cuya sal se utiliza como condimento para potenciar el sabor de los alimentos)” que pueden provocar episodios de intolerancia.

Síntomas comunes

  • Ronchas en el cuerpo (por urticaria y angioedema)
  • Broncoespasmo
  • Colapso vascular
  • Hinchazón en los labios y la lengua
  • Picor en la lengua, la garganta y los labios
  • Dificultad para respirar
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Sibilancia
  • Anafilaxis
  • Algunos alimentos que pueden provocarla
  • Niños: leche, huevo, nueces, tomate, chocolates
  • Adultos: mariscos (en su mayoría, crustáceos), camarones, langosta, cangrejo), maní, pescados, maíz, carne de res, carne de cerdo, huevo, leche, condimentos (ajo, cebolla)

Cómo cuidarte

Aunque la recomendación principal es evitar exponerse al alimento en cuestión, siempre existe la posibilidad de ingerirlo por error. Entre las recomendaciones básicas se incluyen:

Tener siempre a la mano un antihistamínico. El que es líquido trabaja con mayor rapidez. Sin embargo, los que se disuelven en la boca (“chewables”) ofrecen la misma rapidez y son cómodos de llevar.

Leer las etiquetas de información nutricional, ya que algunos alimentos pueden contener ingredientes a los que seas alérgico.

Para reacciones severas, existe la epinefrina inyectable. Se trata de un dispositivo de inyección automática, prellenado de la dosis correspondiente, que se aplica en el muslo. Es recetada y su uso es común ante reacciones alérgicas graves.

Para más detalles: Asociación Puertorriqueña de Médicos Alergistas (APMA), www.alergias.org


primerahora.com



21/1/2014

Mitos y realidades sobre la alergia a la proteína de la leche de vaca


Mitos y realidades sobre la alergia a la proteína de la leche de vaca

En el largo plazo, la mayor parte de los casos tiende a resolverse de manera espontánea, sostienen los especialistas.

eltribuno.info

La alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV) es considerada una de las alergias alimentarias más frecuentes en los primeros meses de vida, aunque se trata de una enfermedad con diagnóstico dificultoso en la práctica pediátrica.

Así lo revelaron las conclusiones del Simposio Satélite "Alergia a la proteína de la leche de vaca en la práctica clínica: mitos y realidades", organizado por Nutricia Advanced Medical Nutrition. En el encuentro se destacó la importancia de informar a los profesionales sobre las manifestaciones clínicas, el diagnóstico oportuno y el tratamiento a través de fórmulas y dieta de exclusión.

Esta alergia alimentaria, que tiene una prevalencia que oscila entre el 2 al 7,5%, es confundida a menudo con la intolerancia a la lactosa.

"Una alergia alimentaria es una reacción de hipersensibilidad del sistema inmune a una determinada proteína presente en los alimentos, en cambio, en la intolerancia a la lactosa el sistema inmune no está involucrado" explicó Lucio González, gastroenterólogo infantil, miembro de la Sociedad Argentina de Pediatría.

La lactosa es un azúcar que al llegar al intestino es metabolizada por una enzima denominada lactasa. Ante la deficiencia de esta enzima, la lactosa no puede digerirse adecuadamente. "Por el contrario, si un niño padece una alergia, ingerir aunque sea una mínima cantidad de ese alimento puede provocar una reacción alérgica grave" destacó el especialista.

La mayoría de los niños que padecen alergia a la proteína de leche de vaca sufren síntomas como el llanto, erupción cutánea, diarrea, cólicos, sangre en materia fecal, sibilancias, vómitos o sueño inquieto de un momento a otro.

Las principales manifestaciones pueden ocurrir a nivel tracto digestivo (50-60%), en la piel (50-60%), y el tracto respiratorio (20-30%).

Los síntomas pueden variar de leves-moderados hasta severos. "En niños susceptibles, se pueden presentar manifestaciones de alergias alimentarias, aunque estén alimentados a pecho. En esos casos, no se debe suspender la lactancia, sino que la mamá debe realizar una dieta de exclusión" explicó Liliana Bezrodnik, coordinadora del grupo de trabajo de Inmunología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Los síntomas de sospecha de este tipo de alergia alimentaria pueden aparecer después de horas o días luego de la ingestión de leche de vaca. Entre los síntomas inmediatos, síndrome de alergia oral, en boca, labios y también en piel (eritema, urticaria), anafilaxia (una forma grave de alergia). Y entre los síntomas tardíos, sangre y moco en materia fecal (proctitis, proctocolitis), vómitos, regurgitaciones, cólicos, constipación.

También cuadros dermatológicos y respiratorios, entre estos últimos rinitis e hiperreactividad bronquial.


El diagnóstico

Además de un exhaustivo interrogatorio de los antecedentes del paciente y el examen físico, el método gold standard es la mejoría con la suspensión de proteína leche de vaca y la reaparición de los síntomas con el enfrentamiento al alérgeno cerrado y doble ciego (ni el profesional ni el paciente conocen si le están administrando o no el alérgeno).

"En la práctica clínica cotidiana, si los síntomas mejoran, se realiza después de la cuarta semana el enfrentamiento abierto donde el médico y la familia conocen la introducción del alérgeno", explicó Jorge Martínez, especialista en alergia e inmunología y miembro de la American Academy of Allergy Asthma & Immunology.

En pacientes con manifestaciones clínicas compatibles con reacción inmediata mediada por IgE (inmunoglobulina E, un tipo de anticuerpo), "el enfrentamiento debe realizarse en instituciones de salud y bajo supervisión médica", aclaró Martínez.

También se pueden realizar test diagnósticos que son especialmente útiles en las formas mediadas por IgE, como el prick test o la IgE específica en suero.

Los niños que presentan alergia a la proteína de lecha de vaca deben recibir una dieta que no contenga productos con dicha proteína, aunque sea en mínimas cantidades: lácteos en general y otros productos que la contienen en forma oculta como ser caseína, lactosa, lactoalbúmina.

Según Christian Boggio Marzet, coordinador del grupo de trabajo de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica del Hospital General de Agudos Ignacio Pirovano, "en el caso de las madres que amamantan, deben excluir de su alimentación los lácteos y derivados, además de todos aquellos alimentos que contengan el alérgeno. Además, deben ser suplementadas con calcio".

En relación a la ingesta de leches hipoalergénicasv se divide en dos tipos. Las fórmulas basadas en aminoácidos (AA) son sintéticas libres de proteína láctea. Las fórmulas a base de hidrolizados extensos, que contienen componentes proteicos modificados de la proteína de leche de vaca con muy baja alergenicidad, pero no nula. Está demostrado que las fórmulas a base de soja y las de otros mamíferos (cabra, oveja, búfalo, etc.) no representan una alternativa para el tratamiento del niño con APLV. En estos tipos de leche la alergia cruzada puede llegar a estar presente hasta en el 70% de los casos. "En el largo plazo, la mayor parte de este tipo de alergia alimentaria tiende a resolverse de manera espontánea. A esto contribuyen diferentes mecanismos de tolerancia que se activan conforme el niño deja de consumir leche de vaca", aclaró Boggie Marzet. Los estudios epidemiológicos presentan diferencias en los porcentajes de resolución. La mayoría de los niños adquiere tolerancia luego de 1-2 años de tratamiento específico y por experiencias clínicas se conoce que el 95% de ellos lo logra alrededor de los 3 años.


6/1/2014

La alergia hace que la nariz sangre


La alergia hace que la nariz sangre
 
Otorrinocomentarios
 
yucatan.com.mx

Juanita era una chiquitina normal hasta que empezó con lo que llegó a limitar sus actividades cotidianas, como el juego, el estudio e incluso dormir: el sangrado nasal le agobiaba, más a sus padres.

Había aparecido recientemente, sólo un mes antes de asistir a consulta. La fosa nasal derecha era la que más sangraba, ocasionalmente también la izquierda.

El único dato de importancia era que presentaba síntomas alérgicos nasales (rinitis alérgica) con cierta frecuencia y se habían incrementado del otoño al invierno. Al revisarla se vio que tenía unas pequeñas arteriolas en la parte anterior de la nariz (área vascular de Kiesselback) turgentes y con el estado inflamatorio se rompían con facilidad. Fue suficiente cauterizar con nitrato de plata las zonas sangrantes con anestesia local (puesta en un algodón), con pocas molestias, para resolver el sangrado. La alergia exigía ser controlada.

Existen muchas causas por las cuales la nariz del niño puede sangrar (traumatismos, resequedad, leucemia, problemas de coagulación, tumores); sin embargo, lo más frecuente es lo que le sucedió a la pequeña Juanita.

6/10/2013

Tome medidas para evitar las alergias bajo techo en el invierno 06-10-2013


Tome medidas para evitar las alergias bajo techo en el invierno
 
Según los expertos, eliminar los desencadenantes en su casa puede ayudarle a mantener al mínimo los síntomas

El invierno tiene sus ventajas para quienes sufren de alergias, pues es menos probable que sufran de fiebre del heno.

Sin embargo, los expertos advierten que la gente tiende a pasar más tiempo bajo techo durante el invierno, cosa que puede desencadenar otras alergias y otros problemas de asma.

El Colegio Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology, ACAAI), ofrece consejos para mantenerse libre de escurrimiento nasal si está limitado a cuatro paredes.
  • Mantenga la humedad interior por debajo del 55 por ciento. Un humidificador puede reducir la resequedad del invierno, pero no exagere, pues el exceso de humedad puede exacerbar los ácaros del polvo. Piense en mantener el humidificador o vaporizador apagados.
  • Revise que su calefacción tenga un filtro de alta eficiencia con clasificación MERV de 11 o 12. Cambiar el filtro cada tres meses ayudará a mantener alejados el polvo y otros alérgenos.
  • Tenga especial cuidado de mantener los alérgenos fuera de su habitación. “Mantenga a las mascotas y su caspa fuera, y recubra colchones y almohadas con forros contra los ácaros del polvo”, señaló en un comunicado de prensa de la ACAAI el Dr. Myron Zitt, ex presidente de la organización. “Limite las cortinas y prefiera las persianas lavables”.
  • Intensifique el aseo de su hogar. Lave la ropa de cama y los muñecos de peluche en agua caliente cada dos semanas y utilice una aspiradora con filtro HEPA. Para limpiar el polvo, se recomienda a los que sufren de alergias que utilicen una mascarilla de clasificación N95 del NIOSH.
  • Utilice un ventilador o abra una ventana del baño y de la cocina cuando se acumule la humedad para reducir el desarrollo del moho.
  • Si el garaje hace parte de la casa, tenga cuidado con los olores y vapores nocivos que pueden desencadenar el asma. Ponga los insecticidas, y los recipientes de gasolina y otros irritantes en un cobertizo.
  • Evite los artículos decorativos que atraigan el polvo. Los libros y los adornitos deben permanecer en cajas. Limite la cantidad de plantas de interior que tenga y piense en invertir en muebles de cuero u otras superficies no porosas porque son más fáciles de limpiar.
healthfinder.gov