28/5/15

¿Son eficaces las mascarillas contra la alergia?


¿Son eficaces las mascarillas contra la alergia?

Sí, pero hay que usar las correctas y ser disciplinado

elpais.com.-Jaime Rubio Hancock

Es díficil pasear estos días por el centro de las ciudades españolas sin cruzarse con personas que cubren con unas mascarillas de papel sus bocas y narices. Son los alérgicos, que en esta primavera especialmente dura han decidido olvidar pudores estéticos y evitar el contacto con los alérgenos. Pero ¿de dónde viene esta moda? Y, sobre todo, ¿hasta qué punto son eficaces las mascarillas?

Para averiguarlo, hemos hablado con el doctor Ángel Moral, coordinador del comité de aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica y con el doctor Manuel Alcántara, del Complejo Hospitalario de Jaén.

¿Funcionan las mascarillas?

Funcionan las que están homologadas, según nos explica el doctor Moral. “Las mascarillas quirúrgicas no bastan porque no tienen ningún sistema de filtro”. Estas mascarillas están hechas de un material similar al papel, por lo que el polen se filtraría por los poros. En cambio, las homologadas pueden filtrar partículas de 0,3 micras y mayores, cuando los pólenes más pequeños están en torno a las 15 micras.

Eso sí, hay que usarlas correctamente. Como recuerda el doctor Alcántara, pueden ser incluso contraproducentes: “Si con el calor o con la sensación de agobio, los alérgicos se la quitan, el polen puede acumularse en el interior de la mascarilla”. Esto significa que al volver a colocársela, pueden pasarlo peor. Es decir, son útiles para personas “muy disciplinadas” o que, simplemente, se sientan mejor con ellas. “Como norma, no las recomendamos”, añade, ya que “si un paciente está bien tratado, se siente bien lleve o no mascarilla”.

Además, no hacen falta en todas partes: el doctor Moral las recomienda sobre todo para “zonas con intensidad de polen muy elevada”, como puede ser el caso de Jaén y alrededores, donde hay una exposición muy alta al polen de olivo. También podría ser útil en el centro de España, por sus niveles de gramíneas. Sin embargo, no harían falta en las zonas de la costa, ya que suelen registrar polen en cantidades más bajas.

¿Qué más podemos hacer?

“Lo ideal sería una escafandra”, bromea el doctor Moral, que admite que no sería ni cómoda ni práctica. Recuerda que la prevención de la alergia pasa por evitar la exposición, pero también es consciente de que tenemos que salir de casa de vez en cuando. Él y el doctor Alcántara recomiendan:

  • Usar gafas, que actuarían como pantalla.
  • Utilizar filtros antipolen en el coche y cambiarlos cada cierto tiempo (también hay que cambiar los filtros de las mascarillas).
  • Viajar en el coche con las ventanillas subidas.
  • Informarse sobre los niveles de polen de cada ciudad.
  • Tener en cuenta que estos niveles varían dependiendo de la hora del día: cuando hace más calor (entre las 12 y las 5 de la tarde) suele haber más polen.
  • A estas horas hay que evitar la actividad física y no es recomendable ventilar la casa.
  • Tampoco es buena idea tender la ropa en el exterior.
  • Al volver a casa, deberíamos cambiarnos de ropa y ducharnos.
  • Antes de dormir, podemos pulverizar la habitación con agua, que hará que el polen pese más y caiga al suelo. También serviría un humidificador, aunque sólo para alérgicos al polen: para los alérgicos a los ácaros la humedad es contraproducente.
  • Seguir los tratamientos prescritos por los especialistas incluyendo, en los casos necesarios, las vacunas.

Buenas noticias: la temporada podría ser más corta

Estas semanas ha hecho mucho calor, por lo que “la floración de las gramíneas y de los olivos se ha adelantado unos 10 o 15 días”, explica el doctor Moral. Esto también significa que se han avanzado unas semanas los síntomas de los alérgicos. Además, ha influido negativamente la ausencia de lluvias y que haya hecho más viento.

Los niveles de gramíneas no han sido especialmente altos, añade, pero “han sido mantenidos, que a veces es peor”, ya que se se presentan los síntomas durante más tiempo seguido en lugar de en días concretos. El polen del olivo está registrando niveles muy elevados y, también, muy continuados, incluyendo un récord histórico de 19.840 granos de polen por metro cúbico el pasado 13 de mayo.

Eso sí, este adelanto tiene una ventaja: también se avanzará el final de la temporada de alergias y a principios de junio ya podrían comenzar a desaparecer los síntomas. Con una salvedad que recuerda el doctor Alcántara: “A finales de junio suele haber un pequeño repunte provocado por los olivos de la sierra”, que florecen algo más tarde.

Más alérgicos que hace 15 años

El doctor Moral recuerda que hace 15 años el porcentaje de alérgicos era del 20%, mientras que “actualmente es del 33%”. La mayoría de las alergias -en torno al 60%- son a los pólenes.

Este crecimiento tiene varias causas. Por un lado, “la contaminación. Se ha demostrado que los pólenes de las ciudades son más agresivos que los de las zonas rurales porque las plantas han de modificar las características de su sistema interno para aguantar la polución”. Con la misma cantidad de polen, las plantas causan más problemas.

Otra posible razón se encuentra en la llamada “hipótesis de la higiene”. Como explica Daniel E. Liebermann en La historia del cuerpo humano, nuestro sistema inmunológico evolucionó para estar activo, pero actualmente vivimos en ambientes muy limpios: no hay apenas patógenos y cuando los hay, los eliminamos con antibióticos. Esto lleva a que “nuestro sistema inmunológico ya no tenga que defendernos de tantas infecciones, por lo que puede acabar atacando a sustancias inocuas como el pelo de los animales o el propio polen”, explica Moral, que añade que “en países subdesarrollados esto no ocurre: hay más infecciones y no hay tanta población alérgica”. Cuando personas de estos países emigran “empiezan a adquirir enfermedades alérgicas”.

27/5/15

Cinco alergias típicas del verano 27-05-15

.
Cinco alergias típicas del verano

Según el Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología, hay cinco tipos de alergia a las que hay que prestar especial atención durante la estación veraniega:

1. A los insectos. Se recomienda tener precaución al consumir refrescos y otras bebidas edulcoradas al aire libre, ya que atraen insectos causantes de picaduras y alergias como las avispas y abejas. Dado que la reacción alérgica a una picadura puede ser mortal, las personas sensibles deben consultar al alergólogo si les convendría llevar consigo epinefrina cuando salen de vacaciones al campo o a la playa.

2. Al cloro. Este producto químico usado en el mantenimiento de las piscinas causa asma en ciertas personas.

3. Al humo de las barbacoas y las hogueras. Que también puede causar un ataque de asma. Las personas sensibles deben colocarse en contra del viento.

4. A los cambios de tiempo. Sobre todo cuando se producen cambios en la dirección en que sopla el viento, que hace circular abundante polen y moho que desencadena reacciones alérgicas.

5. A la fruta. Frutas típicamente veraniegas como los melocotones y el melón pueden generar picor y erupciones en la boca, especialmente en personas que padecen alergia al polen.

26/5/15

La alergia hace que la nariz sangre 26-05-2015


La alergia hace que la nariz sangre
 
Otorrinocomentarios
 
Juanita era una chiquitina normal hasta que empezó con lo que llegó a limitar sus actividades cotidianas, como el juego, el estudio e incluso dormir: el sangrado nasal le agobiaba, más a sus padres.

Había aparecido recientemente, sólo un mes antes de asistir a consulta. La fosa nasal derecha era la que más sangraba, ocasionalmente también la izquierda.

El único dato de importancia era que presentaba síntomas alérgicos nasales (rinitis alérgica) con cierta frecuencia y se habían incrementado del otoño al invierno. Al revisarla se vio que tenía unas pequeñas arteriolas en la parte anterior de la nariz (área vascular de Kiesselback) turgentes y con el estado inflamatorio se rompían con facilidad. Fue suficiente cauterizar con nitrato de plata las zonas sangrantes con anestesia local (puesta en un algodón), con pocas molestias, para resolver el sangrado. La alergia exigía ser controlada.

Existen muchas causas por las cuales la nariz del niño puede sangrar (traumatismos, resequedad, leucemia, problemas de coagulación, tumores); sin embargo, lo más frecuente es lo que le sucedió a la pequeña Juanita.

23/5/15

La Alergia alimentaria en Niños va en aumento 23-05-2015


La Alergia alimentaria en Niños va en aumento

Las alergias alimentarias en los niños, incluida la alergia al maní, se han incrementado en casi un 20% en los últimos 10 años, y ciertos grupos étnicos pueden estar más afectados que otros.

Un nuevo estudio muestra los informes de las alergias alimentarias en los niños aumentó en un 18% de 1997-2007, mientras que las visitas de atención ambulatoria para el tratamiento de la alergia alimentaria de las enfermedades relacionadas se han triplicado en los últimos años.

Aunque los índices de alergia alimentaria fueron similares entre los niños y las niñas, los resultados mostraron que hubo un mayor incremento de alergias a los alimentos entre niños hispanos, pero esto puede representar disparidades en la sensibilización e información entre los diferentes grupos étnicos.

Los investigadores dicen que muchos informes han sugerido que las alergias alimentarias en los niños van en aumento, pero hay pocos recursos disponibles para hacer estimaciones fiables.

En su estudio, publicado en Pediatrics, los investigadores analizaron información de las encuestas nacionales de salud de la información contenida se -informó de las alergias alimentarias de los niños, visitas a las clínicas de atención ambulatoria para el tratamiento de alergias, y la alergia relacionada con el uso de atención de salud desde 1993 hasta 2007.

Los resultados mostraron que, además de un aumento del 18% los padres informaeon de alergias a los alimentos entre niños menores de 18 años, las visitas a los consultorios de atención ambulatoria para la alergia a enfermedades relacionadas con el aumento de un estimado 116.000 por año entre 1993-1997 a un estimado 317.000 por año en 2003-2006.

“Informado sobre que la alergia alimentaria está aumentando entre los niños de todas las edades, entre niños y niñas, y entre los niños de diferentes razas y orígenes étnicos”, escriben los investigadores Amy M. Branum, MSPH, del Centro Nacional para Estadísticas de Salud de los CDC, y sus colegas en el estudio.

“Sin embargo, no se puede determinar la cantidad de incrementos en las estimaciones porque son realmente atribuible al aumento clínico de la enfermedad y en cuánto se debe a la mayor conciencia de los médicos, u otros proveedores de atención de salud, y los padres.”

20/5/15

Alergia en los ojos


Alergia en los ojos

La conjuntivitis alérgica es una incomodidad en esta temporada seca. KentonPerret-Gentil, expresidente de la Sociedad Venezolana de Oftalmología, explica qué es y cómo tratarla

el-nacional.com.-Magaly Rodríguez

El polen de ciertas plantas, la caspa de las mascotas y la contaminación ambiental son algunos de los gatillos más frecuentes de una conjuntivitis alérgica. "En Caracas la vemos mucho en estos días por la calina, el capínmelao y el humo de los incendios en el Ávila, pero esas no son las únicas causas", explica el oftalmólogo KentonPerret-Gentil. Rodearse de alfombras, peluches y cortinas llenas de polvo también puede producir esta irritación de la conjuntiva, el tejido que recubre la parte interna de los párpados y la esclerótica del ojo. Se caracteriza por picazón o ardor, enrojecimiento, secreciones claras y viscosas, lagrimeo e inflamación de los párpados.

"Lo ideal es aplicar gotas antialérgicas, que no causan daños secundarios. Lo que no se debe hacer es automedicarse y usar indiscriminadamente esteroides porque su empleo prolongado y sin supervisión médica puede derivar en glaucoma y cataratas", advierte el experto. "Tampoco se recomienda usar arbitrariamente gotas vasoconstrictoras, esas que ponen los ojos 'blanquitos' enseguida, ya que producen una mejoría temporal y luego un efecto rebote que puede dejarlos un poco más rojos que antes. Así se crea un hábito de nunca acabar que no resuelve el problema".

¿Qué hacer?

Una persona muy sensible a esta molestia debería evitar en lo posible utilizar ventiladores para no levantar esos alérgenos a su alrededor. Perret-Gentil acota que restregarse los ojos tampoco es recomendable, pues refuerza la irritación, sobre todo si aún se tienen las manos contaminadas con ese agente que causa la alergia. Si se carece de gotas antihistamínicas, es aconsejable lavarse la cara con agua fría por su efecto vasoconstrictor, usar lágrimas artificiales y aplicar compresas frías en los párpados.

Cuando se trata de una molestia frecuente, lo ideal es que esa persona no solo vaya al oftalmólogo para verificar que realmente sea un cuadro alérgico y reciba tratamiento. "También debería consultar a un alergólogo o inmunólogo para identificar cuál es el estímulo específico que le produce esa alergia y así poder tratar el problema de raíz", apunta el experto.

¿Es o no es?


En ocasiones se confunde la inflamación por alergia con una agresión ocasionada por otros agentes. "A veces puede tratarse de un problema de ojo seco por el uso prolongado de computadoras —que reduce la frecuencia de parpadeo de 30% a 40%— o aires acondicionados, por ejemplo. Es un tipo de irritación que mejora mucho con la aplicación de lágrimas artificiales".

Cuando la molestia persiste y además hay secreciones amarillentas o verdosas, es importante acudir a un especialista, puesto que puede tratarse de una conjuntivitis de origen bacteriano o viral que requiere otros cuidados.

Alergias raras, raras… más allá de polen, ácaros o animales 20-05-2015


Alergias raras, raras… más allá de polen, ácaros o animales

  • Existen alergias al agua del grifo, a las especias, a la carne de res, a la henna, al oro, al sudor, a las secreciones íntimas, incluso al semen propio.
  • Una mujer no es alérgica al semen en sí, si no a compuestos que éste contiene.
  • Las alergias a canela, ajo, pimienta o vainilla afectan al 3% de la población.

Cuando escuchamos la palabra "alergia", inmediatamente pensamos en el polen de las plantas, los ácaros del polvo, el pelo de los animales, algunos medicamentos o determinados alimentos, entre otros alérgenos más o menos conocidos.

Pero hay sustancias cotidianas con compuestos que en algunas personas pueden ocasionar reacciones alérgicas que generan igualmente malestar, incomodidad y riesgos. Es el caso del agua del grifo, las especias, las secreciones íntimas, los germicidas de los conservantes, la carne de res, la henna, el oro, e incluso el sudor. Para hacerse una idea, las alergias a la canela, el ajo, la pimienta negra, la vainilla y otras especias afectan al 3% de la población.

De acuerdo a las últimas evidencias científicas, además de los habituales causantes de estornudos, lagrimeos, picores, irritaciones y problemas respiratorios, hay otros agentes menos conocidos pero igualmente capaces de desencadenar reacciones orgánicas muy desagradables y en ocasiones severas.


Semen y secreciones vaginales

En la década de los 60, se conoció el caso de varios maridos británicos sensibles a las secreciones vaginales de sus mujeres, lo cual les producía una fuerte reacción irritativa después de cada relación. También se han informado casos de mujeres con reacciones alérgicas vaginales ante el esperma de su pareja, las cuales consisten generalmente en hinchazón, picor de la vulva e incluso malestar general.

Lo explica el médico alemán Jürgen Brater, divulgador de aspectos poco corrientes y conocidos de la Medicina, que detalla que estas alergias íntimas, siguen siendo raras, entre otras causas por la dificulta del diagnóstico. El malestar empieza por lo general entre cinco y quince minutos después de la relación.

La Universidad de Cincinnati (EE UU) ha estudiado a 1.073 mujeres que presentaban síntomas compatibles con la alergia al semen y que aparecían entre 15 y 30 minutos después del acto sexual, comprobando que 130 de las pacientes resultaron alérgicas a este fluido.

Según los expertos, en algunos casos el organismo femenino no es alérgico al semen en sí, si no a compuestos que éste contiene derivados de la alimentación o la exposición a otras sustancias, aunque a veces la reacción alérgica la causa una proteína secretada por la próstata y contenida en el esperma.

Más rara aún, es la alergia al semen propio, conocida como síndrome post orgásmico y documentada en publicaciones médicas desde 2002, que hace sufrir al hombre síntomas similares a los de la gripe, como fiebre, moqueo, fatiga extrema y quemazón en los ojos, tras eyacular y durante una semana.

Según el doctor Marcel Waldinger, profesor de Psicofarmacología Sexual en la Universidad de Utrecht (Holanda), es probable que muchos hombres que lo padecen no acudan al médico porque ignoran que es una enfermedad, creen que su causa es psicológica o se avergüenzan o se sienten confundidos.


Cuidado con las especias

Sobre las alergias a las especias, el doctor Sami Bahna, del Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (ACAAI), asegura que las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de desarrollar una alergia a las especias, porque estos ingredientes no sólo están presentes en las comidas, sino que además se utilizan habitualmente en los cosméticos, mientras que el maquillaje, los aceites corporales, la pasta dental y los perfumes pueden incluir una o más especias.

Según el alergólogo de la ACAAI, estos productos generan el 2% de las alergias alimentarias, pero son poco diagnosticadas porque no hay pruebas cutáneas o sanguíneas definitivas para detectarlas. "Cuanto más picante es una especia, mayor es el riesgo de que sea alergénica", explica.

"Los pacientes, a menudo, deben tomar medidas extremas para evitar el alérgeno, lo cual puede conducir a que lleven una estricta evitación dietética, una calidad de vida baja y, en algunos casos, sufran cierta desnutrición", según Bahna.

Agrega que el tratamiento de estas alergias es muy complejo porque algunas mezclas contienen de 3 a 18 especias, mientras que hervirlas, tostarlas, freírlas o aplicarles otras formas de calor puede reducir los agentes alérgenos en algunos casos y aumentarlos en otros, dependiendo de la especia.


No poder beber agua del grifo

Por otro lado algo tan habitual como el agua del grifo pueden tener parte de la culpa en el aumento de las alergias a los alimentos, debido a los productos químicos que contiene este líquido, según un nuevo estudio realizado en Estados Unidos.

Los investigadores del ACAAI estadounidense han detectado que los altos niveles de diclorofenoles, una sustancia química que se encuentra habitualmente en los pesticidas utilizados por los agricultores, que también se emplea para clorar el agua, están asociados con alergias alimentarias.

"Los niveles elevados de diclorofenol que contienen los pesticidas, posiblemente pueden debilitar la tolerancia alimentaria en algunas personas, causando alergia a algunos alimentos", señala la alergóloga Elina Jerschow, de la Universidad Yeshiva (EE UU).

19/5/15

Alergia a picaduras de insectos 19-05-15


Alergia a picaduras de insectos

Insectos como mosquitos, abejas o avispas aparte de ser una molestia pueden también generar reacciones alérgicas.

«La reacción alérgica es una reacción por inmunoglobulina e si yo soy sensible a las pulgas y me pica una y muestro alguna reacción en la piel, eso significa que el organismo ha producido una sustancias que se llama inmunoglobulina E. Qué implicaciones tiene eso, en la medida en que a mí me sigan picando más pulgas voy a producir más inmunoglobulina e y los signos y síntomas va a ser mayores», explica el presidente de la Asociación Colombiana de Alergia, Asma e Inmunología, Gustavo Cuadros.

Qué tan sensibles somos a las picaduras lo determina el grado de la alergia.

«Ejemplo, cuando a usted lo pica por primera vez una abeja y la reacción es de cierta consideración por ejemplo se puede hinchar la cara. Una segunda oportunidad que le llegue a picar esa abeja, primero ya demostró sensibilidad si la pica nuevamente y usted no ha tomado los correctivos médicos puede padecer de una anafilaxis», dice el doctor Cuadros.

Una reacción alérgica severa que puede poner en riesgo su vida. Por eso para saber si se es o no alérgico a los insectos el alergólogo es quien hará las pruebas para diagnosticar la sensibilidad.

«Si es sensible a la abeja o el mosquito él le va a hacer el tratamiento, o sea, la inmunoterapia específica para desensibilizar al paciente, es decir, que con el tiempo esas vacunas van a mejorar la respuesta inmune del paciente», concluye el especialista.

La exposición a la alergia a los manís sucede más a menudo en el hogar, dijo estudio


La exposición a la alergia a los manís sucede más a menudo en el hogar, dijo estudio

La mayoría de las reacciones moderadas o graves son atendidas de manera inapropiada.

healthfinder.gov

Para los niños que son alérgicos al maní, el hogar es más peligroso que la escuela, según investigadores.

El estudio canadiense también encontró que las escuelas que prohíben los productos de maní no son menos propensos a una exposición accidental que las escuelas que no tienen estas políticas funcionando.

"Nuestro estudio observó a 1,941 niños que fueron diagnosticados como alérgicos al maní para determinar cómo sucede la exposición, que tan serio es el resultado de la exposición, y que tratamiento es otorgado", dijo la autora del estudio, Sabrine Cherkaoui, de la Universidad de Montreal.

"Descubrimos que los niños están más en riesgo a la exposición en sus hogares. Más aun, cuándo los niños tienen una reacción moderada o grave a la exposición, los padres y los profesionales en el cuidado de la salud no saben cómo actuar de manera apropiada", dijo Cherkaoui en un comunicado de prensa de la universidad.

Los niños tenían casi 7 años de edad en promedio al inicio del estudio. Durante los cerca de tres años de seguimiento, sucedieron 567 exposiciones que involucraron a 429 niños, según los investigadores.

De estos incidentes, 11 por ciento fueron clasificadas como graves, y la mitad fueron consideradas como reacciones moderadas.

"El hallazgo más importante del estudio es el descubrimiento de que la mayoría de las exposiciones moderadas y graves eran manejadas de manera inapropiada por los cuidadores y los médicos", dijo Cherkaoui.

"Solo el 42 por ciento de las reacciones alérgicas graves al maní registradas en el estudio fueron evaluadas por un profesional médico, y casi una de cada seis quedaron sin tratarse por completo", dijo.

"Para las reacciones moderadas, la situación era mucho peor, la atención médica solo fue buscada en el 25 por ciento de las veces", dijo Cherkaoui.

Los investigadores encontraron que en general, el 37 por ciento de las reacciones sucedieron en el hogar del niño. Catorce por ciento sucedieron en el hogar de otra persona, y casi 1 de cada 10 sucedieron en un restaurante.

Menos del 10 por ciento sucedieron en la escuela o la guardería infantil, mientras que cerca de un tercio sucedieron en otro lugar o en lugares desconocidos, según el estudio.

Los centros escolares y las guarderías infantiles que prohibieron los manís involucraron casi 5 por ciento de las exposiciones al maní, mientras que los centros escolares y las guarderías infantiles que permitieron el maní registraron solo el 3 por ciento de las exposiciones accidentales, señalaron los investigadores.

Cherkaoui dijo que existen un par de maneras de interpretar el hallazgo. "Primero, las escuelas y las guarderías infantiles que permiten el maní podrían estar haciendo un gran trabajo controlando el riesgo debido a una alta concientización de los riesgos", dijo. "Segundo, cuándo los manís no son permitidos, el niño podría ser distraído por una falsa sensación de seguridad, ya que los alimentos con maní podrían entrar de manera inadvertida y compartida con el niño".

Aunque el riesgo de exposición accidental declinó durante el transcurso del estudio (probablemente porque los niños y sus padres desarrollaron mejores estrategias para evitarlo), los adolescentes estuvieron expuestos a mayores riesgos que los niños más jóvenes, de acuerdo con el estudio.

Los investigadores concluyeron que el comportamiento arriesgado entre los adolescentes podría jugar un papel en una exposición accidental al maní.