27/7/15

Niños, alergias y mascotas [27-07-15]


Niños, alergias y mascotas

Cuando Carla le compró un cachorrito a su hija Camila, ambas estaban muy emocionadas, pero pronto la madre se dio cuenta de que algo no estaba bien. La pequeña empezó a mostrarse enferma: muchos estornudos, nariz y mejillas rojizas y constante comezón en la garganta. La preocupada mamá empezó a sospechar que podía tratarse de una alergia y decidió llevarla con un experto. Una vez allí, el médico confirmó el cuadro y le sugirió ir a un alergólogo -especialista en el tratamiento de alergias-. Entonces, Carla fue junto con su hija para que le examinaran y, sobre todo, para que le dieran una solución, porque para Camila deshacerse del cachorro no era una opción.

Las alergias infantiles y sus síntomas

En ocasiones toma tiempo darse cuenta si un niño tiene tendencia a desarrollarlas, de modo que estas pueden aparecer sorpresivamente cuando se ha estado en contacto con aquello que la provoca, menciona Gonzalo Encalada, pediatra alergólogo. “En el caso de los chicos que presentan algún tipo de reacción alérgica a un animal, esta suele aparecer con mayor frecuencia como una rinitis o asma bronquial. Unos casos son más complicados que otros pero esto varía de acuerdo al organismo de cada individuo”.

El experto explica que entre las tres principales alergias se encuentran: la rinitis, que se produce por ácaros, epitelios de las mascotas (sustancias que se eliminan a través de la piel de los animales), polen de pasto o árboles y también por algunos alimentos. Se manifiesta con múltiples estornudos, especialmente en las mañanas, ojos rojos y picazón en la nariz.

En segundo lugar está el asma bronquial, generado por los mismos factores que provocan la rinitis, pero este afecta los bronquios, dando lugar a la tos. Asimismo, el niño se cansa muy rápido cuando hace ejercicio, tiene una especie de silbido en el pecho y presenta cuadros de gripe.

Por último está la alergia alimentaria, que hace que el organismo reaccione desfavorablemente ante productos como la leche, el huevo -en especial la clara-, los mariscos, las nueces y a ciertos colorantes amarillos -principalmente artificiales que hay en algunas golosinas-. Se evidencia a través de erupciones cutáneas alrededor de la boca, urticaria (ronchas) o granos en la piel en diferentes partes del cuerpo.

Cómo curarlas

Muchos de los síntomas de estas alergias desaparecen con el paso del tiempo, una vez que el niño ha llegado a su pubertad o adolescencia, asegura Encalada. Sin embargo, en caso de que esta patología sea hereditaria -transmitida de padres a hijos- existen escasas probabilidades de que sane completamente, explica el experto. “El tratamiento se lo puede hacer con el uso de medicinas o también con la aplicación de vacunas antialérgicas que son preparadas dependiendo de la causa específica de la alergia. Con esto es posible ayudar al paciente a disminuir los síntomas que afectan su salud”.

Fue así que, afortunadamente, Camila no tuvo que separarse de su querida mascota, eso gracias a la existencia de la inmunoterapia que es una vacuna que se aplica en los niños para ayudarlos a resistir la alergia causada por los epitelios de los animales, producida especialmente por perros y gatos.

Una gran combinación

Ventajas

° Ya sea un pez, un pájaro, un perro o un gato, las mascotas pueden ayudar a que los niños desarrollen cualidades para toda la vida, como la responsabilidad, la compasión, la simpatía y la habilidad de querer incondicionalmente.

° El pequeño asimila de mejor manera las reglas de la comunicación no verbal e, incluso, podría desarrollar capacidades intuitivas (saber cuándo su mascota tiene hambre, sed o alguna otra molestia).

° Los infantes tienden a presentar menos cuadros de diarreas y gastroenteritis, lo cual está comprobado científicamente.

° La convivencia con un animal de compañía con el que se pueda interactuar es beneficioso para el desarrollo psicomotor del menor.

26/7/15

Conozca la diferencia de un resfriado y de una alergia


Conozca la diferencia de un resfriado y de una alergia

laprensa.hn

Puede ser difícil para los padres diferenciar si su hijo tiene un resfriado o una alergia al polen, pero existen maneras de distinguir entre ambos, según los expertos.

"Tener comezón o goteo en la nariz, tener la nariz congestionada, estornudar, toser, sentir fatiga y dolores de cabeza; todos estos pueden ser síntomas tanto de alergias como de resfriados, pero cuando los padres pongan mucha atención a los detalles menores se darán cuenta de que son capaces de notar la diferencia", dijo la doctora Michelle Lierl, alergóloga pediátrica en el Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, en un comunicado de prensa del hospital.

"Los niños que tienen alergias estacionales en primavera u otoño tienen mucha más comezón en la nariz; a menudo tienen ataques de estornudos y frecuentemente se tallan la nariz con un movimiento ascendentes", explicó Lierl. "Además se quejan de comezón e irritación en la garganta o irritación en los ojos, cosa que no hacen en caso de un resfriado".

Diferencias:

1. La secreción nasal normalmente es transparente si alguien tiene alergia, y amarillenta si alguien tiene un resfriado, añadió.

Si los niños tienen alergias estacionales, Lierl ofrece los siguientes consejos para ayudar a aliviar los síntomas:

1. Mantenga las ventanas de la casa y el auto cerradas

2. Cambie el filtro del aire acondicionado de la casa y el automóvil una vez al mes.

3. Haga que los niños se laven la cara, las manos y el cabello luego de que hayan estado al aire libre.

4. También es buena idea enjuagarles los ojos y oídos con una solución salina de venta libre.

5. Cámbieles la ropa. Luego de que los niños hayan estado al aire libre, deben cambiarse de ropa. Es necesario lavar la ropa para retirar el polen y otros alérgenos.

6. Limite la actividad al aire libre de los niños temprano en la mañana, pues a esas horas el conteo de polen es más alto.

7. Asegúrese de que los niños estén tomando sus medicamentos para las alergias diariamente durante la temporada de polen.
 

23/7/15

Alergia a las pulgas [23-07-2015]


Alergia a las pulgas

El nombre de esta alergia es bastante largo y puede sonar complicado, Dermatitis Alérgica por Picadura de Pulga, por ello la llamaremos por sus siglas, DAPP.

Esta es una fuerte reacción alérgica a los antígenos contenidos en la saliva de la pulga. Es muy común en perros y gatos, por ello es tan importante que la podamos reconocer. Además, es la alergia cutánea más común en  mascotas. Es decir, de todas las alergias que nuestras mascotas podrían tener la más común es la alergia a la picadura de pulga. Esta alergia se presenta más en lugares con climas cálidos y húmedos.

Debemos aclarar que la infestación por pulgas no conlleva necesariamente a una DAPP y que basta con la picadura de una sola pulga para desencadenar el proceso alérgico. Una vez instalada la alergia, la mascota queda completamente sensibilizada por lo tanto basta la picadura de una pulga una sola vez a la semana para mantener la alergia y que esta se vuelva un proceso perenne.

Afecta inicialmente el área lumbosacra, se puede extender al área abdominal, axilas y flancos. Las lesiones son iniciales y secundarias al rascado como eritema, costras, erosiones, alopecia, decoloración del pelo, hiperpigmentacion de la piel, engrosamiento de la piel, seborrea, mal olor,  caspa, etc. En gatos secundariamente, producto del continuo lamido podemos ver pelos rotos y cortos en la zona dorsal.

Esta alergia es tan molesta para el perro o gato que adicionalmente al rascado y lamido continuo podemos notar cambios de humor, falta de apetito, apatía, estrés, falta de sueño,etc.

Una vez identificada esta alergia debemos actuar de inmediato. Aplicar un buen antipulgas en spray para un exhaustivo control de pulgas. Hay que ser muy estrictos y puntuales con la aplicación del antipulgas. Darle baños medicados e hipoalergenicos una vez a la semana por cuatro semanas, luego, no dejar que pase más de quince días entre los baños especiales. Si hay infecciónes secundarias de las lesiones tenemos que usar un antibiótico vía oral por unos días que trabajara de manera sistémica en el organismo. Son buenas las aplicaciones tópicas en spray para limpiar, desinfectar y bajar la inflamación de la zona.  Por último, muchas veces es necesario empezar el tratamiento usando un corticoide para controlar el proceso alérgico. Con esto cortamos por completo el rascado y evitamos lesiones secundarias a este.

Con un buen tratamiento ligado a un manejo y control estricto de las pulgas en casa, la mascota sale adelante y el problema se controla muy bien. Esta alergia ya instalada no se cura porque la mascota ya fue sensibilizada pero se controla tan bien que podemos no volver a ver los signos nunca más.


22/7/15

Conocé los síntomas de la alergia a los ácaros


Conocé los síntomas de la alergia a los ácaros

Si estornudás seguido, tenés los ojos llorosos y falta de aire quizás seas alérgico a los ácaros.


rionegro.com.ar

No son grandes, sólo tienen entre 0,1 y 0,5 milímetros. Tampoco transmiten ninguna enfermedad. Sin embargo, los ácaros son un incordio para millones de personas. Quienes se ven afectados por estos pequeños animalitos suelen tener alergia a los albuminoides, que están presentes tanto en los ácaros como en sus excrementos. No hay que sentir vergüenza de padecer este problema: los ácaros viven en todos los lugares en los que también viven las personas. Por eso esta alergia está tan extendida.

Los ácaros viven básicamente de las escamas de la piel humana y se reproducen a temperaturas que rondan los 24 grados y a elevada humedad. Uno de sus espacios predilectos son las camas. Eso hace que, dependiendo de la antigüedad del colchón, en una cama pueda haber unos 1,5 millones de ácaros. Y no sólo allí se sienten a gusto. Las alfombras y las cortinas también son ámbitos predilectos.

Lo que genera problemas en la piel no son los ácaros en sí, sino sus excrementos, que contienen la mayor parte de alérgenos y los liberan de un modo continuo. En cuanto están resecos, se deshacen en finas partículas que se combinan con el polvo que flota en una vivienda. Esa mezcla es emanada una y otra vez y desparramada en todas las direcciones. La mayoría de las personas la tolera sin mayor inconveniente, pero algunas presentan problemas alérgicos.

El temor a padecer esta alergia no lo debe atormentar a largo plazo: quienes la sufren, presentan reacciones de inmediato. Los principales síntomas son procesos de infección e irritación de las mucosas que derivan en resfríos permanentes, ataques de estornudo, ojos llorosos y falta de aire.

Es característico de esta alergia que los síntomas se presenten en horas de la noche o de la mañana, después de levantarse, porque, precisamente, el lugar que suele estar más habitado por los ácaros es la cama.

Quien crea que puede tener este tipo de alergia debería consultar a un especialista, porque, de no tratarse, el padecimiento puede derivar en un asma.

El test es sencillo: se realiza en la piel con diversos alérgenos y, en caso de presentar los síntomas, aparecen ronchas en el lugar del cuerpo evaluado. Si estas pruebas no resultan claras, siempre está la opción de someterse a un análisis de sangre o tests algo más fuertes, en los que los alérgenos son colocados directamente en la mucosa de la nariz o de los ojos.

Una vez diagnosticado el problema, la terapia consta de tres pasos. Primero, es posible recurrir a productos antialérgicos o a antihistamínicos como el corticoides, que aplacan los síntomas.

El segundo, es evitar el contacto con los alérgenos. En este sentido, lo más importante es cubrir el colchón con un material especial contra las alergias. El mismo procedimiento puede aplicarse en almohadas y mantas. A esto se suma una evaluación de toda la casa. Es altamente recomendable deshacerse de todo objeto que suela juntar polvo y pasar la aspiradora regularmente a las alfombras.

El tercer paso es tratar el causante. En caso de presentar una hipersensibilidad, los afectados son tratados con alérgenos a lo largo de tres o cinco años. Se les aplican dosis que van aumentando en el tiempo hasta que finalmente su sistema inmunológico pierde la sensibilidad hacia este estímulo.
 

21/7/15

Flora intestinal, alergia y asma [21-07-2015]


Flora intestinal, alergia y asma

Las nuevas técnicas de identificación de seres vivos por medio de análisis genético, han demostrado la existencia de bacterias y virus de los que no se conocía su supervivencia en nuestro organismo. Pero es impresionante que no se hable de cientos o miles sino de millones de microbios que están ahí, en una desconocida existencia que se vincula con una dependencia entre ellos y nosotros. Esta subordinación tiene un reflejo directo en la alimentación y el aprovechamiento de nutrientes; pero lo más sorprendente es el impacto que estos diminutos seres tienen en la inflamación, la respuesta de defensa de nuestro organismo y por supuesto, la manifestación inmunológica.

El ambiente microbiano, al parecer, constituye un factor que influye en el desarrollo de enfermedades alérgicas e inmunológicas, lo que debe generar un cambio de conciencia médica, no solamente orientado a aquellos padecimientos que atiende el inmunólogo, sino de un carácter tan amplio, que incluye todas las ramas de la medicina, incluyendo por supuesto al médico general.

Por todos es conocido el hecho de que consumir ciertos productos como el yogurt o los lactobacilos nos brinda un elemento de apoyo para mejorar la digestión; sin embargo, a la larga es muy probable que estas indicaciones se extiendan, orientándolas a ingerir ciertos tipos de bacterias que al colonizar nuestros intestinos, puedan brindar elementos protectores para enfermedades alérgicas, incluyendo por ejemplo, la Dermatitis Atópica, que es una enfermedad de la piel caracterizada por una sensibilidad extrema ante cualquier elemento irritativo, por mínimo que sea, provocando inflamación, comezón e irritación, condición que es en muchas ocasiones, extremadamente difícil de controlar.

Es cotidiano ver con espanto la forma indiscriminada en la que se indican antibióticos de amplio espectro para tratar enfermedades respiratorias y digestivas. Las razones que justifican esta prescripción no existen. Hablando en términos de enfermedad intestinal, uno debe considerar que los antibióticos solamente serán recetados cuando existe una clara evidencia de diarrea invasiva, es decir con destrucción de tejidos, lo que implica la expulsión de moco y sangre, en el caso del intestino grueso o colon; o bien de evacuaciones con restos de alimentos, vómito, malestar general, en el caso del intestino delgado; esto a grandes rasgos. Nunca deben utilizarse medicinas que detengan la diarrea, pues esto evita que el organismo elimine los microbios que causan la infección.

Se debe entender que no existe una evidencia suficiente para indicar, de manera rutinaria, antibióticos para tratar la diarrea aguda, independientemente de que la causa sea por una sospecha de que los causantes sean bacterias.

Hablando de infecciones respiratorias, los tratamientos deben basarse en primer lugar con penicilinas, que en cierta medida, “respetan” bacterias intestinales que conforman parte de la flora normal. Es por demás decir que existen padecimientos respiratorios que fácilmente se confunden con procesos infecciosos, siendo de naturaleza alérgica, por lo que se debe entrecomillar la rutinaria administración de antibacterianos.

La mala prescripción de antibióticos no se circunscribe solamente a nuestro país, sino que es un problema a escala mundial. Debemos entonces considerar que la actual resistencia de microbios a nuestras medicinas es creciente y abarca a todo el orbe, por lo que es urgente ser prudentes al indicar esta variedad de medicinas.

Pero más allá de esto debemos comprender que todos los seres vivos en el planeta tenemos relaciones sutiles que nos vinculan estrechamente. Las bacterias podrán ser extremadamente pequeñas, pero nos ayudan mucho más de lo que nos perjudican. Es así que debemos cuidarlas y así no solamente mantendremos un equilibrio microecológico individual sino que cuidaremos el medio ambiente, en una forma general.
 

20/7/15

Cero alergias en casa


Cero alergias en casa

Las alergias se deben generalmente a múltiples factores en casa


laopinion.com.-Ricardo Dorantes

Uno, dos, tres, cuatro estornudos, dolores de cabeza, dificultad para respirar… ataques de asma. Una alergia puede ir de los síntomas más leves a los que requieren de una atención inmediata y, en ocasiones, el principal enemigo vive en casa y se puede combatir.

De acuerdo con el doctor Emmanuel Castelán Chávez, alergólogo, inmunólogo clínico y pediatra en el Hospital San Ángel Inn Universidad, en la Ciudad de México, los elementos más comunes en el hogar que desencadenan estas reacciones son los ácaros del polvo, las mascotas, los hongos y las cucarachas.

Por eso, los cuidados para prever estos males radican, sobre todo, en una limpieza constante de todas las áreas, desde las alfombras hasta las piezas que componen la cama.


Los alergénicos

En el caso de las plantas, a pesar de portar agentes alergénicos, rara vez son las responsables. “A menos que se tenga la sospecha de una alergia específica, no se recomienda quitar las plantas, aunque es importante destacar que tanto éstas como el material de jardinería pueden favorecer el crecimiento de moho -que sí puede disparar alergias-, y en gran parte de los casos quitando ese moho desaparecen las molestias”, señaló el especialista.

Por otro lado, alfombras y tapetes -las cuales pueden resguardar polvo y pelo de animal- no deben retirarse forzosamente en cuanto se tenga un malestar, ya que eliminándolos no se reducen las concentraciones que provocan las reacciones alérgicas. Aspirar dos veces por semana es suficiente.

Cuando empiezan los síntomas de alergia en alguno de los habitantes, una de las principales estancias que se debe de atender es la recámara, donde los ácaros pueden ser los culpables.

“Los ácaros son los microorganismos más comúnmente responsables de desarrollar alergias en esta parte del mundo -en Asia son las cucarachas-. Otros microorganismos causantes son los hongos que aparecen en superficies con humedad y moho visible”, señaló el experto.


Libre de humo y de síntomas

En fases iniciales de una alergia en las que se desconocen los agentes causantes, se pueden reforzar medidas de higiene habituales, como el baño diario con cambio de ropa, así como barrer y aspirar dos veces a la semana toda la casa.

Estas precauciones contribuirán a disminuir la exposición a los causantes potenciales. El tabaco en casa también aumentará las reacciones alérgicas, por lo que es indispensable eliminarlo.


¿Y en el caso de las mascotas?

Aunque es común que los animales de casa de pronto desencadenen los síntomas de una alergia, en la gran mayoría de los casos se debe a una reacción al exceso de polvo o suciedad que éste acarrea.

Cuando la alergia es directamente al animal, basta con entrar a una habitación donde haya estado la mascota en las últimas semanas para que las partículas pequeñas de pelo ocasionen molestias.


Recomendaciones


Cuando se tiene un ataque de asma u otro tipo de alergia respiratoria, el doctor Emmanuel Castelán Chávez recomienda limpiar y organizar apropiadamente la habitación o recámara, teniendo en cuanta estos puntos:

Utilizar fundas especiales antiácaros.
Lavar las sábanas en ciclo caliente una vez a la semana.
Aspirar la alfombra con una aspiradora con filtros de alta eficiencia.
No usar humidificadores. El beneficio de éstos es casi nulo y los ácaros del polvo dependen de la humedad para vivir, “por lo que al incrementarla tendremos más ácaros”.

18/7/15

La alergia y el colon 18-07-2015


La alergia y el colon

La alergia es una inflamación, hipersensibilidad o reacción exagerada del sistema inmune que se manifiesta en cualquier parte del cuerpo, en respuesta a algo a lo que hemos sido sometidos constantemente y en especial se presenta con lo que ingerimos frecuentemente, por ejemplo, comida, bebidas, polvo, humo, polen, aromas, etc.

La alergia es una inflamación, y todo proceso inflamatorio es la primera fase de cualquier enfermedad. La misma es causada por el pH ácido de la sangre y se escribe con la terminación ‘itis’.

Los síntomas de la alergia se presentan dependiendo de qué órgano del cuerpo esté más vulnerable en ese momento, es decir, si es en el aparato digestivo produce gastritis, colitis, duodenitis, diarreas y dolor abdominal; si son los ojos produce conjuntivitis, enrojecimiento y picor; si es la nariz, rinitis, picor y secreción de moco; si es la piel, dermatitis, ronchas y rasquiña; si son los pulmones, bronquitis, tos y asma; y si es el sistema nervioso, neuritis, irritabilidad y depresión.

En todos los tejidos y paredes del cuerpo hay unas células llamadas mastocitos y basofilos, que al ser agredidas por lo que comemos constantemente, responden produciendo la liberación de histamina, sustancia causante de todas las alergias del cuerpo.

La histamina produce dilatación de arterias pequeñas, contracción de arterias de mayor calibre y permeabilidad de venas, causando síntomas como hinchazón, rasquiña en piel, enrojecimiento de cara, dolor de cabeza, presión alta, palpitaciones, mareo, pulso rápido y débil, etc.

La histamina también se produce al consumir proteína animal. Cuando la carne llega al intestino, sus bacterias descomponen uno de los aminoácidos contenidos en la carne llamado histidina, convirtiéndolo en histamina, por lo tanto, la carne produce alergias y presión alta.

El sistema linfático nace, en un 80%, en los intestinos y pertenece al sistema inmunológico del cuerpo, por lo tanto, si tenemos un colon perezoso que no elimina las toxinas adecuadamente, vamos a tener una sobrecarga de desechos que envenenan la sangre y la linfa, produciendo alergia.

Los alimentos retenidos en el colon por causa de un estreñimiento, en especial las proteínas animales y azucares refinadas, se pudren y fermentan creando subproductos venenosos como putrescina, cadaverina, indol, escatol y ácido láctico, los cuales hacen que la sangre se vuelva ácida, generando inflamación de los mastocitos y basofilos, y por consiguiente causando alergia.

Para no tener alergias es necesario:

  • Eliminar el estreñimiento.
  • Evacuar tres veces al día.
  • Consumir 50 gramos de fibra al día de plantago ovata.
  • Limpiar el intestino grueso (colon).
  • Limpiar el sistema linfático .
  • Limpiar el hígado.
  • Limpiar la piel.
  • Limpiar el pulmón.
  • Limpiar los riñones.
  • Limpiar la sangre.
  • Consumir de 8 a 10 porciones de fruta al día y 3 de vegetales.
  • Tomar 8 vasos de agua.
  • Hacer una hora de ejercicio diario.
  • No consumir alimentos chatarra, fritos, enlatados, embutidos, gaseosas, harinas refinadas, lácteos.

Consejo de la semana

Siempre hay que tener en cuenta que la nariz es una extensión de los intestinos.


17/7/15

Leche materna a temprana edad previene alergias


Leche materna a temprana edad previene alergias

Una alergia es la respuesta del sistema inmune ante organismos que normalmente parecen inofensivos, el cuerpo los desconoce creando anticuerpos. Las alergias suelen desarrollarse desde los primeros años y están relacionadas con factores como la alimentación, el ambiente y algunos medicamentos.

asisucede.com.mx

La doctora Teresa Carrasco Mondragón, pediatra adscrita al Hospital de Gineco Obstetricia del IMSS, Delegación Estado de México Poniente señaló que las alergias se pueden clasificar por edades:

  • En menores de un año generalmente son dermatitis atópicas o digestivas, ( intolerancia a lactosa o a proteína de la leche) se caracteriza por vómitos, intolerancia o dermatitis.
  • De un año a cinco años, las alergias más frecuentes son las respiratorias, como son las bronquiolitis y el asma no alérgica, se caracterizan por eventos de tos productiva y cuando el moco se exacerba puede obstruir los bronquios.
  • De cinco a diez años, el asma y la rinitis son las más comunes
  • En la adolescencia se presentan por medicamentos.

La leche materna  es primordial en la alimentación y vital para prevenir alergias en los menores ya que provee al cuerpo de inmunoglobulina que fortalece el sistema inmunológico para disminuir la probabilidad de contraer una alergia.

La introducción prematura de  las fórmulas puede ser un detonante en los bebés, por lo que se recomienda que hasta los seis meses la alimentación exclusiva sea la leche materna.

Los cambios de clima, la lluvia, exposición al polvo, consumo de alimentos procesados a temprana edad puede propiciar la aparición de alergias.

La mayoría de las alergias se controla, algunas pueden desaparecer dependiendo la edad a la que aparezcan, y mientras no se tenga contacto con algún factor desencadenante, como el polvo, el humo de tabaco, además de llevar hábitos saludables que permitan reforzar el sistema inmune ayudando al control y desaparición de alergias.

14/7/15

Para evitar la alergia a los cacahuetes: tomar cacahuetes (mani) desde bebé 14-07-15

 
Para evitar la alergia a los cacahuetes: tomar cacahuetes (mani) desde bebé

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), en los últimos 10 años, el número de personas afectadas por una reacción alérgica a los alimentos ha ascendido de manera notable. Ahora, gracias a una nueva investigación del King's College de Londres (Reino Unido) se confirma que la mejor forma de prevenir la alergia a los cacahuetes, la más común de todas ellas, es a base de cacahuetes desde muy temprana edad, siendo bebés.

Para llegar a estas afirmaciones, los científicos realizaron un trabajo comparativo entre los niños israelíes -que muestran menores tasas de alergia a los cacahuetes- y los niños judíos residentes en Reino Unido. La particularidad de esta selección se basa en que los niños israelíes consumen alimentos con cacahuetes desde que son muy pequeños.

El análisis de los datos del experimento con 640 niños de alto riesgo entre 4 y 11 meses de edad segmentados en distintas terapias con proteína de cacahuete (hasta 6 gramos por semana) o sin él y a los que se realizó un seguimiento hasta que cumplieron los 5 años de edad, reveló que la introducción de productos con cacahuete en la dieta de los lactantes logró una reducción del 81% en el riesgo posterior de desarrollo de la alergia en comparación con los que evitaron este fruto seco.

Este estudio, publicado en la revista The New England Journal of Medicine, es el primero en demostrar que la introducción temprana de cacahuetes en la dieta es realmente beneficioso: “Las alergias alimentarias son una preocupación cada vez mayor en todo el mundo. Los resultados tienen el potencial de transformar la forma en la que nos acercamos a la prevención de la alergia alimentaria”, afirma Anthony S. Fauci, líder del estudio.
 

12/7/15

¿Intolerancia o alergia alimentaria?


¿Intolerancia o alergia alimentaria?

publimetro.pe

Existen diversos alimentos que al ser consumidos pueden producir reacciones adversas en ciertas personas. Sin embargo, existe una confusión común; ¿se trata de una alergia o de una intolerancia? Ambas condiciones pueden producir síntomas similares, sin embargo, existen algunas diferencias.

Cuando se habla de una alergia, esta involucra una reacción inmunológica. Esto quiere decir que un alérgeno (una sustancia del alimento que el cuerpo reconoce como algo "extraño") provoca que el sistema inmunológico produzca anticuerpos a manera de mecanismo de defensa. Esto genera además que se segregue histamina, una sustancia química que causa los diversos síntomas de la alergia; entre ellos erupciones, picazón, tos, problemas respiratorios, malestares digestivos, etc.

La intolerancia a un alimento es, por su parte, una reacción metabólica que no tiene relación con el sistema inmunológico. Esta ocurre cuando el cuerpo no puede digerir ni absorber algún componente del alimento. Las intolerancias generalmente se producen por la deficiencia de una enzima (sustancia necesaria para digerir algún nutriente), como es el caso de la intolerancia a la lactosa, en la que existe una deficiencia de la enzima lactasa.

Los síntomas de las intolerancias suelen ser similares a los de las alergias. Sin embargo, una alergia es más severa que una intolerancia, pues los síntomas se pueden producir en varios órganos del cuerpo y pueden llegar a ser graves. Los síntomas de una intolerancia generalmente son más leves y no suelen poner en peligro la vida de la persona.

Los alimentos que producen alergias con mayor frecuencia son: maní, nueces, leche, huevos, trigo, soya, pescado y mariscos. Por su parte, las intolerancias alimentarias más comunes son a la lactosa de la leche y al gluten (presente en trigo, avena, cebada y centeno).

Hay ciertas características que pueden servir para poder identificar si la reacción a un alimento es por una alergia o una intolerancia:

  • Los síntomas de una alergia ocurren de un momento a otro, mientras que en la intolerancia se manifiestan de forma gradual.
  • La alergia puede ser producida por una pequeña cantidad de alimento, mientras que la intolerancia suele manifestarse tras consumir una gran cantidad del alimento
  • La alergia se produce cada vez que uno consume el alimento (aunque sea con poca frecuencia). La intolerancia aparece si uno consume el alimento con mucha frecuencia.
  • La alergia puede poner la vida en peligro, mientras que la intolerancia no.

Si uno presenta síntomas luego de consumir ciertos alimentos debe acudir al médico y al nutricionista para determinar si se trata de una alergia, de una intolerancia o de algún otro problema de salud. Existen diversas pruebas para detectar el problema, entre ellas: pruebas cutáneas, dietas con restricción de ciertos alimentos, exámenes físicos, entre otros.